El Amazonas
devastado por las llamas.
Desierto queda.

Quiero que todos reflexionemos por un momento en el mundo que estamos dejando y lo que le estamos haciendo. No puede ser que el mayor pulmón del planeta se esté quemando sin parar y no se proteja.
Todos deberíamos luchar para acabar con los incendios y todos tendríamos que proteger nuestro entorno, nuestro medioambiente.