Este sol deslumbrante sin sentido
con rayos mágicos amenazantes
sin ocasión, a la vez, palpitantes
por un corazón puro y malherido.

Ella suspiraba por tu ternura
con ese amor fuertemente maltrecho
¿quién nos contaría sobre aquel hecho
cuando desbordaba tanta dulzura?

¿Cuándo podré verla en su pedestal
con esa belleza tan eminente
de sonrisa casta y rostro jocoso?

Disfrutaré contigo, inminente
de aquella pasión y sentido austral
Calmado, mirándote victorioso.

Autor: Rubén Pareja Pinilla

Image by Tania Dimas from Pixabay