Duele en el pecho

Duele en el pecho
esta pérdida trágica:
¡Injusta vida!

Muchas veces te das cuenta de que la vida es un instante que puede cambiar en una décima de segundo. Nunca sabremos si en esta vida somos figuras de una baraja de cartas que alguien superior a nosotros está barajando para jugar con nosotros.

Nuestro destino puede contemplarnos las más duras pruebas que nunca podríamos llegar a imaginar.

Hoy hemos tenido que despedir a un joven alegre de tan sólo 33 años, una persona cercana, amable y simpática. Un hombre que ha sido despedido como un héroe, entre aplausos. Un hombre que ha sido llevado por sus amigos con el alma desencajada.

Hoy la vida o el destino nos ha arrebatado a una persona jovial y deja a sus familiares destrozados sin encontrar consuelo.

No podéis haceros una idea del dolor que se ha sentido en nuestro pueblo, porque ha sido un duro golpe de ese perverso destino.

Muchas veces la vida es muy injusta, por eso, tenemos que disfrutar cada momento, cada segundo, con los que más queremos.

Un abrazo afectuoso para toda la familia, mucha fuerza en estos momentos tan dolorosos.

Q.D.E.P Juli

Quince años tenía, querida tía

Quince años tenía
cuando te vi partir,
querida tía.
Tu sonrisa me ayudaba
a seguir adelante cuando te
tenía cerca de mí. ¿Quién podría imaginar
que algún día no podríamos
verte, hablarte o sentirte?
¿Cómo puede la vida
enseñarnos su dureza
de esta vil manera?
Trece años hace
desde que nos
quedamos con el
alma rota.
Trece años desde
que me enfadé con
esta perversa vida
por haberte llevado
de nuestro lado.
¿Por qué tenemos que
soportar este dolor
inmenso en nuestro
corazón?
Sé que desde cielo
nos acompañas
en cada momento
en cada decisión
con tus consejos.

Pero, así, no es
lo mismo.